Florencio Belotto: experiencia y vocación, al servicio del fútbol formoseño

Un dirigente deportivo, con su cargo, asume innumerables responsabilidades y afronta diversos conflictos. Y para eso, además de compromiso, hace falta conocimiento. Florencio Belotto, Secretario General de San Martín de Formosa y hombre con una vida dedicada a la dirigencia deportiva, es una de las voces más autorizadas cuando de papeles, reglamentos y estatutos se trata. “En el país están faltando dirigentes deportivos. Hoy día, los jóvenes están en otra cosa”, dice quien a sus 53 años ha acaudalado sabiduría en distintos roles. La importancia de los detalles, en esta conversación con Interior Futbolero.

Si hay algo menospreciado en el ambiente del fútbol es, sin dudas, el reglamento. Hinchas, futbolistas y directivos, inmersos en la vorágine de los resultados, las tablas de posiciones y los gritos de gol, suelen desconocer gran parte de las normas que rigen la pasión de todos los fines de semana. Sin embargo, cuando surge una situación anómala, ya sea estrictamente vinculada a lo ocurrido dentro del campo de juego o a los alrededores que inciden y en ocasiones hasta determinan, se busca con urgencia y necesidad ese bendito inciso que eche luz y alumbre la polémica. Y, en esos momentos, quienes tienen agudizados los sentidos y saben dónde buscar y de qué forma encontrar suelen marcar el camino. ¿Son los pequeños detalles los que hacen la diferencia? En estos casos, las respuestas emergen en los hechos. “En 2011, ascendimos porque en la final hicimos una protesta por el partido de ida y, después, ganamos el de vuelta”, recuerda Florencio Belotto, quien tuvo que apegarse a los papeles porque, a pesar de ser un apasionado del deporte, no era bueno para practicarlo. Y continúa: “En cancha, lo habíamos perdido 3-1 contra Jorge Newbery de Venado Tuerto. Pero hicimos la protesta por un pase que no se había cerrado bien y, gracias a eso, ascendimos al Argentino B con un triunfo global de 4-2. Y fue, justamente, por ser muy meticuloso con los papeles”.
Interior Futbolero: ¿De qué manera se dio tu acercamiento a la dirigencia deportiva?

Florencio Belotto:
 A San Martín llegamos por el llamado del club. Porque la situación de la institución era caótica y estaba casi en remate. Fuimos todos los muchachos del barrio, que antes éramos asiduos concurrentes de la cancha, formamos una comisión normalizadora, se llamó a asamblea e ingresamos. Yo tenía algo de experiencia porque venía de la CAFS (Confederación Argentina de Fútbol de Salón). Ahí teníamos un equipo, había viajado con las selecciones de Formosa y de Argentina. Todo eso, antes de llegar a San Martín. Y eso me daba algo de conocimiento como para moverme un poquito. Pero era todo bastante diferente.

IF: ¿Y qué te llevó a hacer de esto un estilo y una elección de vida? 

FB: Tengo 53 años y estoy ligado al deporte desde 1986, aproximadamente. Creamos el club San Francisco, de futsal. En aquel momento, lo que más me empujó fue la juventud. En ese entonces, tenía fuerza para todo. Al ser joven, creía que podía andar por todos lados y como yo no sabía jugar al fútbol ni nada, me tenía que ocupar de los papeles. Entonces jugaban mis hermanos, mis vecinos y mi compadre. Todos los chicos del barrio.

IF: ¿Encontraste en el aspecto reglamentario tu forma de acercarte al deporte?

FB: Como no sé hacer deporte, pero siempre me encantó, me dediqué a lo otro. Primeramente en futsal. Y en San Martín, desde que entré, siempre fui representante ante la Liga. Y como había muchos grandes dirigentes, para sentarme a hablar con ellos tenía que comerme el estatuto, los reglamentos y me gustó. Me hice muy apasionado en ese sentido. A San Martín, ingresé como vocal y después como Secretario General. Y en la Liga de Formosa, ocupé diferentes cargos hasta llegar a la vicepresidencia alterna. Además, llegué a ser vicepresidente de la Federación Formoseña de Fútbol. Hoy día, soy vicepresidente segundo de la Liga formoseña. Y en el Consejo Federal, siempre estuve en representación de San Martín, pero nunca ocupé ningún cargo.

IF: ¿Es importante que un dirigente bucee en los papeles y conozca los reglamentos?

FB: Siempre les digo a mis colegas que nos sentemos a leer y que las reuniones sean un poco más largas para interpretar los reglamentos y demás. Les digo que pidan, saquen fotocopias, leamos y charlemos. Y siempre cuento que, en 2011, ascendimos porque en la final hicimos una protesta y ganamos el partido. En cancha, lo habíamos perdido 3-1 contra Jorge Newbery de Venado Tuerto. Pero hicimos la protesta por un pase que no se había cerrado bien y, gracias a eso, ascendimos al Argentino B. Y eso fue, justamente, por ser muy meticuloso con los papeles. 

IF: Además de posibles eventualidades, ¿cuánto y en qué beneficiaría que los directivos sean más cercanos a los pormenores de las reglas?

FB: Sería ideal que los dirigentes presten más atención y conozcan más de reglamentos y estatutos porque, de esa forma, serían más lindos los debates y las discusiones. Se sacarían más cosas en claro. Sería muchísimo mejor que todos sepamos los reglamentos. Pero son muy pocos los que se preocupan. Yo siempre les digo a mis colegas que no sólo se trata de dónde, qué día y a qué hora jugamos, sino que también el reglamento es muy importante. En San Martín, le digo a todo el mundo que lean más y estén más atentos, porque ya yo estoy próximo a irme. En ese aspecto, yo no quiero llevarme nada a la tumba. Trato de enseñar e incentivar todos los días.

IF: ¿Y por qué creés que los dirigentes de hoy día no se abocan tanto a los papeles?

FB: En el país mismo están faltando dirigentes deportivos. No sabría decir cuál es la razón por la que no eligen comprometerse más. Hoy por hoy, los jóvenes están en otra cosa. Ya no es como antes, que cuando queríamos jugar, íbamos al club. Queríamos hacer algo e íbamos al club. Todo giraba alrededor del club. Teníamos sentido de pertenencia y sentíamos al club como el fondo de nuestra casa. Por eso quienes decidimos estar en la dirigencia de un club queremos tanto a nuestra institución.

IF: Con todo tu conocimiento del fútbol formoseño, ¿en qué momento ves a la provincia?

FB: Hoy día, le toca sólo a San Martín representar al fútbol formoseño en los torneos organizados por el Consejo Federal. Antes, estábamos Patria, Sol de América y San Martín. Pero les tocó descender a ellos y nosotros, gracias a Dios, nos salvamos. Pero muchos factores hacen que el fútbol formoseño atraviese un momento difícil. A los equipos de Formosa nos cuesta mucho armar planteles porque, cuando tenemos que traer jugadores de otros lugares, estamos en el límite de la frontera y lejos de todo. La provincia más cercana es Chaco, que está a 190 kilómetros. Y a nosotros nos cuesta todo el doble. Porque los jugadores eligen estar más cerca de Buenos Aires, de Rosario o de Córdoba. Y nosotros nos vemos en la necesidad de traer muchos futbolistas porque no tenemos la posibilidad de armarnos con todos jugadores de la provincia. Aún así, en San Martín siempre les dimos lugar y participación a los jugadores formoseños.

IF: ¿Y cómo imaginás el mañana del fútbol formoseño?

FB: Yo sueño, incluso como hincha, ascender con San Martín. Ojalá podamos hacerlo. Lo seguiré soñando siempre. Pero si no somos nosotros, por el fútbol formoseño, que sea cualquier equipo de la provincia. En ese aspecto, no soy envidioso para nada. Siempre y cuando llegue cualquier equipo formoseño, yo soy uno de los que estará apoyando. Nos está faltando suerte y experiencia para llegar. Acá, en Formosa, tenemos un gobernador como Gildo Insfrán y un ministro de Economía como Jorge Ibáñez, a quienes les estoy muy agradecido, porque apoyan muchísimo al deporte. Y si nosotros podemos movernos es gracias al acompañamiento del Gobernador. Pero no hay muchos dirigentes deportivos. Por eso, porque son muy pocos los que quieren hacerse cargo, hay que valorar a quienes están al frente de una institución. 

Fuente: Interior Futbolero