Empate de alta temperatura

Lo ganaba San Martín con dos goles en 15 minutos y en 20 más lo igualó Sol de Mayo para que con la llegada del segundo tiempo todo se haga muy cortado por las piernas fuertes que hubo que derivaron en tres expulsiones. Fue 2 a 2

La punta estaba al alcance y era cuestión de saber capear el temporal que pudiera deparar un partido que se sabía iba a ser a todo o nada como fue, y aunque el que podía quedarse con todo el mando no logró sumar de a tres, el punto le fue suficiente para cumplir con ese objetivo que al final de cuentas dejó algo calmas las aguas en un encuentro donde las turbulencias llegaron con el segundo tiempo, lo que deparó que todo termine con menos jugadores de los que ingresaron.

Así San Martín se trepó nuevamente a la cima después de repartir los puntos con un Sol de Mayo que se paró con firmeza y pudo jugarle de igual a igual, más allá de lo que eso para algunos después significó como el hecho de hacerlo con alguna que otra mala intención y entonces tuvieron el resultado esperado por parte del árbitro Diego Fernández, quien mostró tres veces la tarjeta roja: dos por el lado del Franjeado que fueron a parar a Eder Espíndola y Roberto Chaparro que ingresó por Ramón Ortiz -lesionado- cuando se terminaba la primera parte, y una para el aurinegro que tuvo como destinatario Ricardo Rivas.

Claro que antes de que todo eso suceda hubo partido que se pudo jugar sin demasiados problemas aunque algunos indicios hubo, pero nada hacía sospechar que sería para tanto.

Sorprendieron los dirigidos por Héctor Chaparro con un verdadero golazo de Oscar Giménez cuando apenas iban 3 minutos de juego al colocar la pelota desde aproximadamente 30 metros junto al palo izquierdo del arquero Cristino Roa, que poco pudo hacer para evitar la caída de su valla.

A todo esto Sol de Mayo intentó arrimar algo de peligro pero no con la suficiente claridad. Y hasta pareció haber sentido el impacto de aquel bombazo que le dio apertura al marcador ya que a los 14 minutos Espíndola llegó por la izquierda y metió el centro para William García que defina de cabeza pero Roa alcanzó a manotearla justo para que la pelota bese el travesaño y siga su recorrido.

No pasó mucho que Claudio Coronel fue asistido por derecha y pese a que en una primera instancia pareció estar adelantado –no hubo quejas rivales-, la dejó correr para acomodarse y definir cuando iban 18 minutos.

Pero eso a Sol de Mayo no le cayó nada bien y fue entonces que a los 20 Junior Agüero, luego de que Oscar Piris la peine, definió de chilena como para que todo vuelva a empezar.

El partido se hizo más de ida y vuelta desde ese momento y el que volvió a marcar fue el aurinegro, esta vez con Piris que acertó de cabeza un centro de Lucas Núñez desde la derecha a los 38 minutos.

Con el complemento todo se hizo muy enredado y pasó lo que pasó, con reclamos casi permanentes al árbitro Fernández, como el de Marcelo Sánchez que llegó a ponerse cara a cara con este y le perdonó la vida después de estar amonestado aunque después Juan Carlos Forte decidió su reemplazo para evitar quedarse en inferioridad numérica.

Sol de Mayo fue un poco más en los minutos finales pero terminó de faltarle cinco para el peso, lo que le dio respiro a San Martín que si bien no ganó al menos puede volver a sentirse puntero, esta vez acompañado.